jueves, 30 de agosto de 2012

¿Qué es ser sumiso?


Ser sumiso es servir
Muchas personas se hacen la misma pregunta, ya que a pesar de tener respuesta fácil la gente que desconoce ciertas prácticas lo ven como algo depravado. En la Dominación Femenina la palabra sumiso no tiene esa connotación peyorativa de alguien que es apocado y que pueden abusar de él sin su consentimiento, no, ser sumiso en una relación de éste tipo es a lo máximo que puede llegar un hombre con estos sentimientos de servidumbre. Eso no quiere decir que un sumiso sea menos persona que su Ama, que posiblemente es dónde se les cruzan los cables a los ajenos, sino que la decisión del sumiso de ser “inferior” al Ama es totalmente libre y ordenada en la cabeza de éste, así cómo funcionamiento de la relación bien sea de pareja o de Ama/sumiso estrictamente irá como un reloj suizo.
Esto es a grandes rasgos para explicar a las personas de otros ámbitos que es lo que somos los sumisos, ya que miran lo diferente como algo malo. Ser sumiso es como preguntar a un heterosexual por qué le gustan las mujeres; fácil, ¿no? Porque le viene en los genes. Es algo que sí se puede explicar lo que se siente al servir a tu Ama, al darle un masaje en los pies, besárselos incluso un beso negro, todo eso puedes explicar lo que sientes al hacerlo, pero no puedes explicar por qué te gusta, ya que es tan normal que cuanto más lo expliques, menos lo entenderán. ¿Por qué existe el aire? Pues no lo sé, sólo sé que me gusta y que también puedo describir lo que siento.

2 comentarios:

  1. La sumisión es un sentimiento...y estos son siempre dificiles de explicar...

    Yo suelo hacer una pregunta..¿Cúando te distes cuenta de tu sentir? // ¿Qué hito marcó esa certidumbre?

    ResponderEliminar
  2. Señora, exactamente es tal y como ha dicho, los sentimientos son eso, sentimientos y son difíciles de explicar. Los sentimientos para mi simplemente se demuestran y en esa demostración si la persona que hay en frente siente lo mismo, lo sabe.
    La sumisión para mi está reflejada perfectamente en el soneto de Lope de Vega dedicado al amor que lleva por título “Desmayarse”, que al final dice: “…esto es amor, quien lo probó lo sabe...).
    Cambiar la palabra AMOR por SUMISIÓN y todo encaja a la perfección. Dejo el enlace del video por si tiene a bien echarle un vistazo.

    http://www.youtube.com/watch?v=GLZQXJiEM9w

    A la pregunta de cuándo me di cuenta de mi sumisión. Fue a muy temprana edad, pero obviamente -como dice Usted en un comentario de su blog, "no sabía que lo que sentía tenía un nombre-". Puede parecer exagerado, pero desde la guardería ya tenía sentimientos, pero obviamente no podía ubicarlos en algo específico, era cosa de un niño, de un niño que sentía algo y no sabía que era.
    Era un crío y cuando me portaba mal me reprendían, y las maestras eran de las que utilizaban las bofetadas para castigar.
    Más adelante, ya en el colegio, con los amigos y las revistas que no te hacen sentir sumisión, pero si te dicen que eso que ves en las fotos es lo que sientes, me daba cuenta que me atraían las imágenes de Mujeres con látigos, pero más aún la imagen del hombre arrodillado a sus pies. Fue cuestión de atar cabos y formarme una idea personal de lo que sentía, de conocer el nombre que tenía lo que yo sentía.
    ¿Cuál fue el hito que me marcó esa certidumbre?
    La respuesta puede parecer algo ambigua, pero fue la primera vez que me postré ante un Ama. La imagen del Ama de pie dándome órdenes, se me quedó grabada en la mente. Porqué digo esto. Por la sencilla razón que desde ese momento sentí la necesidad de volver a verme en esa tesitura de obediencia y sumisión -con una tranquilidad y relajación, aparte de la serenidad en la que me encontraba-, que nunca había sentido.
    No sé si la habré respondido, si tiene alguna duda de algo, por favor dígamelo.

    ResponderEliminar